Del “milagro económico” al calamar: paren el juego

[Spoiler Alert] - El milagro económico surcoreano  comienza a palidecer por los excesos y políticas que se olvidaron de lo básico: dar bienestar social. 

Oh ll-Nam, el anciano multimillonario surcoreano, le confiesa en su agonía a Seong Gi-hun, el ganador del su perverso juego, que creó y financió ese pasatiempo lleno de humillación, suplicio, sangre y muerte “por diversión”, porque él y sus opulentos amigos alrededor del mundo estaban forrados de dinero pero aburridos, y porque aunque un caudal de rique…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.