La presa de Gertz 

Tres años bastaron para que el fiscal mostrara sin pudor su rostro.

Este octubre se cumple un año de su detención. Alejandra Cuevas iba con su hijo Gonzalo cuando unos hombres les cerraron el paso y la bajaron del auto. Se la llevaron. No les importó que aún estuviera vigente un amparo que la protegía.

La autoridad local cometió un delito en flagrancia al capturar de esa manera a la mujer de 68 años de edad.

Pero, ¿Acaso …

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.