“Ella se volvió loca”

En diciembre conocí a una mujer africana de mirada perdida. Sentada frente a una pequeña hoguera en el patio… arropada por otras mujeres que le pasaban la mano por la cabeza. Ella perdió a tres hijos.

Kerven tiene los ojos grandes, muy grandes, y el cabello rizado en bucles tan apretados que forman ondas que caen sobre la frente; así aparece en la imagen de su carnet de identidad. El 15 de abril cumplió 3 años. Así, tan pequeñito, caminaba con sus padres atravesando la selva del Darién, 160 kilómetros de selva tropical, un lugar hermoso y exuberante …

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.