Generar problemas donde no los hay

La decisión de ahorrar en vacunas sale cara porque necesariamente significa enfermedad. 

Por muchos años, el Estado mexicano apostó por la vacunación universal de las infancias. A partir de 1991, gracias a este esfuerzo y a la disposición de la población, se había logrado erradicar enfermedades tan peligrosas y prevalentes como la poliomielitis, la difteria, el sarampión y el tétanos neonatal, y se habían controlado otras como la tos ferina…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.