La vida es perder

Perder la resiliencia es, sin duda, la peor de las tragedias.

Ayer se me perdió una pulsera que el Sponsor me regaló la Navidad pasada. 

Era una cadenita de oro muy delgada con un mini rayo de “brillitos”, y cuando me lo dio me dijo: “Es un rayo brillante, como tú” (awwww). Desde que me la puso esa mañana de Navidad no me la quité y cuando me di cuenta de que la perdí, como dice alguien por ahí, me dio muchísimo co…

This episode is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.