Laura, la impostora*

Cuando los ideales del yo, que son los ideales de los padres, son muy altos, la tendencia a la depresión aumenta. Son constantes los duelos que hay que hacer por no poder cumplir con las expectativas.

A Laura la conocí vía virtual mucho antes de la pandemia. Estudiaba su doctorado en Estados Unidos. Me buscó porque se sentía incapaz de dar lo que se necesitaba para tener un lugar en una comunidad científica, altamente competitiva y misógina. Había pocas mujeres liderando los proyectos de investigación en los que colaboraba. Ella es una mujer intelige…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.