Apr 25 • 3M

¿Cómo criar en medio de este infierno?

La foto que le tomó el conductor, parada con los brazos cruzados en medio de una de las carreteras más peligrosas del país, con sus Converse, su falda y su bolsa colgando, me siguió todos los días.

22
5
 
1.0×
0:00
-3:26
Open in playerListen on);
Las voces más importantes de México.
Episode details
5 comments
Melissa Ayala

Audiocolumna narrada por la autora

Por Melissa Ayala

Seguí el caso de Debanhi desde que su papá comenzó a hacer todo lo posible por viralizarlo. La foto que le tomó el conductor, que daba testimonio de ella, parada con los brazos cruzados en medio de una de las carreteras más peligrosas del país, con sus Converse, su falda y su bolsa colgando, me siguió todos los días que la buscaron. Saber que fue encontrada en el fondo de una cisterna no solo me rompió el corazón, sino también me fracturó las esperanzas. Mis hijos son pequeños aún; criarlos desde el feminismo, para mí, es un acto de rebeldía y me gusta pensar que es revolucionario. Me rodeo de mujeres que crían de esta manera y están formando seres humanos libres, divertidos y creativos. 

No dejo de preguntarme cómo criar en medio de este círculo del infierno dantesco. Llevo días cuestionándome sobre cómo continuar diciéndole a Victoria, mi hija de siete años, que nació para ser libre, para vivir, para reírse a carcajadas y ser feliz, cuando veo todos los días en mis redes sociales fotos de niñas y mujeres desaparecidas.

El Estado y sus actores protagónicos siguen aferrados a los prejuicios para analizar las “razones” por las que una niña, mujer o adolescente no es localizada por sus familiares. Constantemente las y los familiares de una mujer desaparecida nos cuentan que tras levantar la denuncia las autoridades prefieren hacer hincapié en el comportamiento de la persona desaparecida, buscan ver cada caso como algo aislado. ¿Cuántas historias falsas no salieron sobre Debanhi en los últimos días? ¿Cuántas personas no prefirieron responsabilizar y hasta acosar a las amigas de Debanhi antes que señalar a su asesino y al Estado cómplice?

He escuchado a personas decir que si una mujer bebe demasiado debe ser consciente de “lo que le puede pasar”. A esto les respondo: si tomas demasiado esperas despertar al día siguiente como cualquier otra persona: con tremenda cruda y dolor de cabeza. Eso esperas. No terminar violada, asesinada o desaparecida.

Las autoridades prefieren negar el problema, eligen decir que las víctimas “no les avisan a los papás”, que “seguramente se fueron con el novio” antes que activar protocolos de búsqueda de personas desaparecidas. Parafraseando a Nietzsche, prefieren no mirar al abismo por miedo a caer en él, sin darse cuenta que el abismo nos ha absorbido a todos. ¿Cómo le diré a mi hija Victoria que quiero que crezca y sea libre cuando en este país se castiga a las mujeres que se atreven a serlo? ¿Cómo se supone que bailemos en la sala Girls just wanna have fun sabiendo que en este país matan a las mujeres que quieren divertirse, vivir, ser felices? 

“Mi hija está muerta y no sé qué hacer”. Estas palabras de Mario Escobar me han perseguido en mis pesadillas y yo solo pienso en qué vamos a hacer como sociedad para evitar que existan más casos como el de Debanhi. ¿Qué vamos a hacer para despertar de la pesadilla a la que traje a mi hija? Es una pregunta que todas las madres de este país nos hacemos y a la que pareciera que ninguna autoridad quiere darle una respuesta.

@melissaayala92


Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.


Más de 150 opiniones a través de 100 columnistas te esperan por menos de un libro al mes. Suscríbete y sé parte de Opinión 51.