Violencia, la otra pandemia del futbol

¿Cuándo fue la última vez que asististe a un partido de futbol denominado de alto riesgo acompañado de tu familia?

¿Cuándo fue la última vez que asististe a un partido de futbol denominado de alto riesgo acompañado de tu familia, incluyendo menores de edad, sin temor a ser agredido?

El regreso de aficionados a los estadios trajo de vuelta la violencia a las gradas y/o en la periferia de los recintos, un mal que gracias a la pandemia por Covid-19 quedó en el olvido, aunque fuera por poco tiempo.

A partir de la temporada pasada, poco a poco los enfrentamientos entre aficionados de clubes opuestos y también entre hinchas del mismo equipo, comenzaron a aparecer, destapando, de nueva cuenta, una problemática que autoridades de la Liga MX, Federación Mexicana de Futbol y gobiernos locales, han intentado erradicar sin éxito alguno. 

En la Ciudad de México, el partido considerado de mayor riesgo es el América contra Pumas. Los grupos de animación de ambos equipos son conocidos por su poca tolerancia entre ellos, la cual ha provocado grandes trifulcas a lo largo de la historia. 

La edición de la temporada Grita México 2021 no fue la excepción.  El Estadio Azteca estuvo, por primera vez en año y medio, al 75% de su capacidad. Un grupo de seguidores de la UNAM derribaron una malla de la parte superior del inmueble, otros lanzaron petardos, incluso en medios de comunicación y redes sociales, circuló un video en el que un “aficionado” de Pumas, que ingresó a uno de los palcos, portaba un arma de fuego.  En el estacionamiento del estadio, el enfrentamiento entre aficionados auriazules y azulcremas continuó. 

El estadio Alfonso Lastras, en San Luis Potosí, se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para la Liga en cuanto a disturbios se refiere. Cada temporada, por lo menos, se registran dos enfrentamientos entre aficionados rivales ya sea dentro o fuera del inmueble. En esta campaña, seguidores del Atlético de San Luis han protagonizado batallas campales, la primera ante Tigres, en donde incluso se escucharon detonaciones de arma de fuego y la segunda con aficionados del América. 

La pandemia llamada violencia se ha apoderado de los estadios y canchas de futbol en todo México, no solo de la Liga MX, que es la que tiene los focos de atención al ser la principal, también hay violencia en la Liga de Expansión, en segunda, tercera división, que son los sectores “controlados”. En el futbol amateur, la violencia  ha sido frecuente, pero en los últimos meses se han registrado tiroteos en algunos campos. 

A lo largo de los años se han tomado diversas medidas para contrarrestar la violencia en el futbol profesional. En la Liga MX se prohibió el ingreso a los estadios con mantas, cohetones, mochilas grandes, cinturones con hebilla de metal. La mayoría de los equipos tienen identificados a cada uno de los miembros de sus grupos de animación a través de credenciales. Se limitó la venta de cervezas dentro de los inmuebles. Para cada partido de alto riesgo, cuando son dos equipos de la misma ciudad, se realizan juntas entre funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública local y los líderes de los grupos de animación. Todos estos esfuerzos son en vano cuando la violencia regresa. 

“Implementaremos medidas para erradicar la violencia en los estadios”, “hemos trabajado con los clubes para controlar a los grupos de animación, pero ha sido insuficiente”,  “las medidas han sido insuficientes para erradicar la violencia”, “queremos traer de vuelta a las familias a los estadios” o “seguiremos la lucha contra la violencia”, son solo algunas de las frases que han dicho Presidentes de la FEMEXFUT y de la Liga MX, durante los últimos 18 años, tiempo que tengo laborando en medios de comunicación.   

En la actualidad es menos común ver a familias completas asistir a los partidos denominados de alto riesgo. Aficionados que buscan distraerse yendo a los estadios para ver un encuentro de futbol, lo piensan dos veces antes de asistir. 

La violencia en este deporte no es exclusiva de México, es una situación que la FIFA reprocha y ha intentado erradicar, no distingue género, edad, religión y mucho menos camisetas. 

Dicen que el futbol es el gran reflejo de la sociedad.


Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.


Las opiniones de 80 columnistas te esperan. Suscríbete y sé parte de Opinión 51.

Suscríbete

A guest post by
Columnista.