Lana y locura

Los centros psiquiátricos de beneficencia privada ahora deberán enfrentar las nuevas trabas a la deducción fiscal propuesta.

La encontraron deambulando desnuda. No tenía identidad, ni palabras, ni comprensión, ni pasado, ni futuro. A él lo encontraron vestido con ropas hediondas. Sus palabras y su comprensión eran un remolino. Preguntas tan sencillas como ¿quién eres?, ¿de dónde eres?, no tenían respuesta.

Para 1998, Nuevo Laredo estaba lleno de “loquitos” como ellos, perdidos…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.