La experiencia del vuelo bueno, bonito y barato

Hoy creo que comprar un boleto de avión individual, equivale a un boleto de lotería… No sabes qué personaje te tocará al lado, una o dos horas, hasta quince.

Recuerdo la primera vez que me enviaron en primera clase, cortesía de la extinta Mexicana de Aviación y del señor que documentó mi equipaje, para que los sobrecargos estuvieran al pendiente de mí; me debían entregar sana y salva a mis abuelos. Fue toda una experiencia: la vajilla de porcelana, el vaso de vidrio y el señor un poquito borracho que iba a m…

This post is for paid subscribers