El equipaje eficiente

Dejemos de empacar como si nunca fuéramos a volver a casa, al final, en casi todos los destinos, podremos encontrar algo que hayamos olvidado.

  
--:--
--:--

Después de tanto tiempo en casa, saqué la maleta del closet para ir a Ciudad Obregón y me quedé un poco en blanco: “¿Qué me llevo al viaje?” . Hice la maleta dos veces, porque caí en cuenta que llevaba de más. Después bastaron un par de viajes más para recuperar mi habilidad. Pero, ¿cómo preparar de forma eficiente una maleta?

Les platicaré otra anécdota y es que a partir de ese viaje, me hice mucho más eficiente porque juré jamás volver a cargar una maleta de esas dimensiones; no es que estuviera grande, sino que servía para nada. Fuimos a Islandia a finales de octubre, el plan fue pasar unos días en Nueva York, después irnos en tren a Boston y de ahí volar a Reikiavik, Islandia. “Estaremos a -18 grados”, afirmaban mis amigos mientras nos preguntábamos por chat si ya teníamos todo, o nos recomendábamos a dónde ir a comprar ciertas cosas. Bueeeno, pero igual NY no estará tan frío, así que llevaré un poco más de ropa para no parecer retrato en las fotos.

Dos semanas antes me compré unas botas Timberland, comencé a usarlas días antes para que se fueran amoldando. Eran perfectas para el senderismo y el camino todoterreno en Islandia, pero no para el concreto de Nueva York… Mi tobillo quedó un poquito destrozado el único día que las usé ahí. Ya saben, todo mal.

Nueva York increíble, salvo mis tobillos. Nos fuimos a Islandia, llegamos a las 5am y se nos ocurrió ir a Blue Lagoon… Muy bonito pero fue la peor idea. En México gozamos de un clima muy cálido, más al sur y norte del país, pero cuando se viaja a un país que es verdaderamente frío / caliente, puede generar un choque térmico importante en el cuerpo y provocar una experiencia realmente mala; y es que regresando a la maleta, el 70% de lo que había empacado, no era para nada funcional porque no llevaba la ropa que necesitaba para ese tipo de frío, gélido y cero amigable. Bueno, y sí tenían duda, sí salgo como retrato en todas las fotos.

Así es como alguien aprende a hacer maleta… Van mis tips un poco más enfocados al frío, como quiera con el calor ya sabemos qué hacer.

  1. Una cosa son los grados centígrados, otra la sensación térmica y el viento también importa.

Investiga detalladamente el tipo de sensación térmica y el promedio en km/hr del viento, esto es básico para saber qué tipo de ropa te cubrirá mejor del frío. Puedes estar a -20 grados pero no hay viento, entonces una chamarra grande puede funcionar para calentar; por el contrario, estás a -10 grados pero el viento va a 40 km/hr, entonces te conviene una sudadera caliente y una chamarra ligera que sea rompevientos. Además ahorrarás espacio. Para el calor con viento, una sudadera ligera. El viento sí hace toda la diferencia.

  1. Goodies necesarios

Un gorro doble forro de algodón, hace toda la diferencia para cubrir la cabeza, pero es muy importante que cubra toda la oreja. En fríos muy intensos, el dolor de orejas puede ser duro e incómodo. Una cuellera doble forro de algodón o térmica que sea ancha para cubrir el cuello y subirla hasta las orejas, así serán doblemente protegidas. También existen unas orejeras individuales o en forma de diadema, pero en lo personal, se me hacen estorbosas y nada funcionales. Los guantes, que de preferencia sean rompevientos con forro caliente por dentro y que en los dedos índices tengan una tela especial para las pantallas de los teléfonos, así evitarás quitarte el guante para usar el teléfono. Para el calor, una cerveza muy fría.

  1. Ropa de algodón

Hay telas que son más frías, como el satén o la seda, es por eso que recomiendo más una tela caliente como el algodón, además de que son todoterreno. Son transpirables, absorben el sudor al caminar, te mantienen fresco y se adaptan a la temperatura. Si usarás jeans, unas mallas térmicas de algodón, está perfecto, porque la mezclilla también tiende a ser una tela fría. Para el calor, unas bermudas / shortcito y playerita.

  1. Considera lavar en el destino

Jamás documento, se pierde mucha vida en documentar equipaje. Así vaya una semana o más tiempo, solo llevo nueve días de equipaje en ropa y al día siete, lavo. Depende el destino, hay lugares con lavandería de autoservicio con monedas, hay lavanderías que hacen el servicio completo o el mismo hotel se encarga de dejar todo bonito. Procura comprar ropa específicamente para viajar, que no pasa nada si se encoge, si se decolora, si se le hace un hoyito… Otro tip del tip, viaja con ropa vieja que estés dispuestx a dejar en el destino y regresar con espacio o nueva ropa en la maleta. Para el calor, aplica lo mismo.

  1. El calzado

Bá-si-co de básicos. Cualquier inversión en este rubro, tu rodilla te lo agradecerá (a veces). Si el lugar al que viajarás es ciudad y vas a caminar bastante, conviene un calzado de goma suave. Si es todoterreno, conviene una suela más firme y con dibujos para que tenga mejor agarre en las piedras y lodo. Los zapatos de suela firme que no tienen marcado el arco de la planta del pie, suelen ser muy incómodos en grandes distancias; o los tenis con choclo, pueden generar bastante humedad en los dedos del pie y provocar problemas. En lo personal, lo ideal, es un tenis de tela firme que le dé buen soporte al empeine, totalmente transpirable y con suela de goma suave. El tip de tips: usa calcetín de algodón, la tela sintética hace que el pie sude más y comience a resbalarse, por lo que se genera más tensión en los tobillos/rodillas y es mucho más cansado caminar. Hay unos calcetines japoneses que te separan los deditos, como un guante de mano, y si son de algodón, son perfectos para mantener el pie fresco. Para el calor: sandalias, pero sí habrá caminata larga, tenis y algodón.

Bueno, y porque ustedes lo pidieron… va un tip de pilón:

  1. La técnica de la cebollita

En lugares de calor es imposible, pero en lugares de frío… Es oro saber cómo funciona esto. Pensemos en un escenario que combina frío con viento, entonces llevarás dos playeras, chalequito y una chamarra / sudadera. rompevientos, bufanda / cuellera / gorro. Cuando entres a un restaurante o lugar cerrado, procura ir quitándote las capas de ropa poco a poco, para ir aclimatándote. Cinco minutos antes de levantarte y volver a salir al frío, vuélvete a poner todo. Si no te quitas las capas de ropa, cuando vuelvas a salir al frío lo percibirás mucho más intenso, porque tu cuerpo se habrá calentado de más en el lugar cerrado, adicional a la cantidad de ropa encima y sentirás que mueres en modo vibrador. La regla es básica… Cebollita y ve aclimatándote. Poco a poco al tercer día ya lo pasas mucho mejor.

En otra columna platicaremos sobre el tipo de maleta, este texto es únicamente para hacer eficiente el equipaje y no cargar de más, pero también importa mucho la estructura de la maleta para saber cómo acomodarla al estilo Marie Kondo y llevar estrictamente lo necesario. Dejemos de empacar como si nunca fuéramos a volver a casa, al final, en casi todos los destinos, podremos encontrar algo que hayamos olvidado...

Bueno, y por último debo de confesar: amo viajar pero odio hacer maleta.

¿Ustedes cómo eligen su ropa al viajar? Les leo.


Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.


80 columnistas y más de 100 puntos de vista por menos de un libro al mes