¡Qué mal día para morirse! Por debajo de la mesa, nada

Nada, nunca más, por debajo de la mesa. Ni su vida profesional ni personal.

¡Qué mal día para morirse!  Por debajo de la mesa, nada
Claudia Pérez Atamoros

Por Claudia Pérez Atamoros

Hace 30 años falleció Nancy Cárdenas. ¡Qué mal día para morirse! Lo hizo un 23 de marzo de 1994. El mismo día del magnicidio de Colosio y ello, obviamente, hizo que su partida no tuviera la cobertura que se merecía por su estatura artística y por su activismo en favor de la comunidad gay en aquellos oscuros años.

Intelectual de cepa pura, doctora en Filosofía y Letras por la UNAM, dramaturga, poeta, escritora, periodista; con una irrestricta convicción de vivir en libertad, Nancy Cárdenas es, además de artista nata, la mujer que dio voz en México a la comunidad LGBT. Coterránea de Magdalena Mondragón (la periodista pionera), Cárdenas fue orgullosa coahuilense.

En 1970 se llevó su primer premio de la Asociación de Críticos de Teatro por El efecto de los rayos gamma; en 1971 participó en la fundación del Frente de Liberación Homosexual.