Clase mexicana

Hoy sé que la mayoría no somos ni seremos clase política, sino simplemente: clase mexicana.

Clase mexicana
Begoña Sieiro

Por Begoña Sieiro H.L.

El domingo 02 de junio de 2024, mi hijo mayor durante la comida me dijo: “Mami, ¿si sabes que hay una teoría que dice que entre más felices se murieron los pollos mejor saben los nuggets no?” Yo, entre risas, le dije: “sí, claro”. A lo que me contestó: “Pues estos no murieron nada felices, porque saben a decepción. A eso saben”. Se levanta de la mesa y se va. 

Yo, además de asombrada con la muy correcta construcción de su argumento, me quedé pensando en su discurso mientras probaba un nugget para ver a qué sabía la decepción. 

Y sabe, permítanme decirles, a exactamente lo que vivimos la noche de este domingo: 

A un país infestado de miedo y de agresiones. Contagiado de cinismo y derrota. A una falta de esperanza creciente. A desazón y decadencia pura.