La tragedia de las madres palestinas

¿Cuántas madres sin hijos son suficientes? ¿Cuántos niños sin madre les parecerá aceptable?

La tragedia de las madres palestinas
Cristina Gutiérrez

Por Cristina Gutiérrez
audio-thumbnail
🎧 Audiocolumna
0:00
/261.72

Esta semana se cumplen siete meses de la guerra de Israel en Gaza. Una guerra que ha sido calificada como genocidio por muchos países y medios de comunicación y que a la fecha ha dejado un saldo de más de 34,000 palestinos muertos (incluyendo casi 15,000 niños), cerca de dos millones de personas desplazadas, una destrucción devastadora de viviendas, hospitales, escuelas y prácticamente toda la infraestructura, y que ha sumido a la mayoría de la población en una hambruna nunca antes vista. Según datos de la UNICEF, desde el inicio de la guerra un niño muere en promedio cada 10 minutos en Gaza. Niños que eran hijos de alguien.

Dentro de las muchas tragedias derivadas de esta guerra, una de las más desgarradoras es sin duda la de las madres palestinas. Desde el principio de la guerra en toda la Franja de Gaza, donde prácticamente todos los hospitales y gran parte del sistema de salud ha sido destruido por Israel, la mayoría de los partos han tenido que llevarse a cabo sin ningún tipo de anestesia, incluidas cesáreas. Las mujeres que dan a luz en Gaza presentan un cuadro de desnutrición tal que son incapaces de producir leche para amamantar a sus bebés. Muchos de estos mueren por desnutrición mientras que cientos de niños de todas las edades han muerto y siguen muriendo por falta de alimento y de agua potable. 

Miles de niños han sido asesinados por ataques y bombas israelíes. Desde el inicio de la guerra el pasado 7 de octubre, diferentes medios dieron a conocer un hecho que a la fecha sigo sin poder digerir. Durante los bombardeos israelíes las madres escriben en los brazos de sus hijos sus nombres para poder identificarlos en caso de tener que buscarlos bajo los escombros, sabiendo que la destrucción puede ser tal que deje los cuerpos irreconocibles. Me cuesta imaginar una obra de ficción que relate una historia más escalofriante que esta.  

Hay un caso particular que me llegó al alma. El caso de Rania, una madre palestina que después de once años intentando embarazarse, por fin lo logró gracias a métodos de reproducción asistida. A los pocos meses de nacidos sus gemelos, ambos fueron asesinados en un bombardeo israelí. No me explico qué se hace con eso. 

Hace un par de semanas, a finales de abril, la bebé Sabreen Jouda llegó al mundo segundos después de la muerte de su madre. Su casa fue impactada por un ataque israelí en el que murieron su padre, su hermana de cuatro años y su madre. El personal médico realizó una cesárea de emergencia y Sabreen sobrevivió, aunque solo cinco días. Una niña que desde antes de nacer perdió a su madre. Una niña que nació huérfana. En Gaza, la realidad supera la ficción.

Por su parte, al menos 120 niños han muerto en Cisjordania desde el 7 de octubre en ataques de las fuerzas israelíes a diferentes poblaciones y campos de refugiados. Según datos de la organización Save The Children, en estos siete meses Israel ha arrestado arbitrariamente en Cisjordania a más de 500 niños y adolescentes que permanecen detenidos en prisiones israelíes en condiciones de inanición, abuso y trato inhumano. Israel no ha dado a conocer el número total de menores detenidos en su sistema militar y es el único país del mundo que procesa automática y sistemáticamente a niños en tribunales militares. Muchos de los arrestos se hacen mediante redadas nocturnas donde militares israelíes entran a las casas cuando todos duermen y se llevan a los niños enfrente del resto de la familia. Se llevan a los niños enfrente de sus madres.

Y mientras la gran mayoría de la comunidad internacional pide a gritos un alto al fuego permanente y la entrada de ayuda humanitaria en Gaza, Israel continúa con su ofensiva, desobedeciendo incluso la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas del 25 de marzo que exige un alto al fuego. Esta semana, sin ir más lejos, hubo una invasión terrestre de grandes dimensiones en Rafah, donde la mayoría de la población desplazada ha ido a buscar refugio. ¿Cuántas madres sin hijos son suficientes? ¿Cuántos niños sin madre les parecerá aceptable? Tengo la gran fortuna de ser mamá. Para mi no existe nada en el mundo que se compare con la felicidad, satisfacción y gozo de ver a mis hijos crecer y convertirse en las maravillosas personas que son. Estoy convencida de que ser madre es la bendición más grande que puede existir… siempre y cuando no seas una madre palestina. 

✍🏻
@crisgsalman

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.