El 10 de mayo y las no maternidades por elección

Somos minoría todavía las mujeres que elegimos no ser madres, pero cada vez es un fenómeno más común.

El 10 de mayo y las no maternidades por elección
Nunca Madres (Irán Sosa e Isabel Cortés)

Por Nunca Madres (Irán Sosa e Isabel Cortés, cofundadoras)
audio-thumbnail
🎧 Audiocolumna
0:00
/208.128

¿Por qué escribir sobre las no maternidades el 10 de mayo? Porque desde que empezamos a reflexionar sobre las no maternidades por decisión, hemos visto cómo las redes sociales se llenan de antagonismos entre las madres y no madres. Por cierto, para quienes nos leen de fuera, el 10 de mayo se celebra en México el día de las madres, y es un día en el que se frena -prácticamente- todo menos los restaurantes, inundados de familias que van a festejar ese día a la mamá.

Escribimos este día sobre las no maternidades, no para enfrentarnos con ellas, y tampoco para entrar en debates simplistas sobre si nos podemos llamar madres de perros, gatos, plantas, tesis doctorales, al final igualmente ejercemos cuidados con otras personas y existencias. 

Escribimos hoy porque en un mundo en crisis ambiental, económica y social cada vez somos más mujeres las que estamos pensando y reflexionando sobre si queremos, podemos y debemos ser o no ser madres. También escribimos porque desde Nunca Madres creemos fuertemente en que ya estuvo bueno de antagonizar con las mamás, al final nos necesitamos todas las personas, reconozcamos esa interdependencia y caminemos juntas en esas diferencias.

Empezamos así con el primer punto, cada vez somos más mujeres (urbanas y con ciertos/muchos privilegios) que cuestionamos ese mandato de la maternidad que vivimos algunas. Los últimos censos de población de ciudades como San Francisco, Nueva York y Barcelona indican que hoy hay más animales de compañía viviendo en hogares, que niñxs. Y ¿por qué está pasando esto? ¿Qué implicaciones tiene para las políticas públicas y las políticas corporativas? 

No solo cada vez hay más conciencia sobre la degradación ambiental que vivimos, sino que la hemos empezado a vivir, a sentir. Sin intentar entrar a todos los temas, simplemente pondremos de manifiesto dos: la actual crisis hídrica y las altísimas temperaturas en México. Muchas entonces piensan: “uff, ¡¿te imaginas cómo será este tema en 10 años, para qué traigo a una vida nueva a este mundo?!” o incluso: “más allá del deseo, ¿es ético traer a alguien a este mundo en estas condiciones?”

Por otro lado, hay muchas mujeres que por temas económicos y sociales no quieren ni pueden traer a una nueva personita bajo su cuidado y crianza. Las que son mamás saben el costo económico que implica un hijx. Desde luego esto es muy relativo porque depende de la capacidad económica de cada quien, pero a este fenómeno la han llamado infertilidad social. “La infertilidad social es la incapacidad de una persona para tener un hijo a causa de sus circunstancias sociales. Las razones pueden ser no tener pareja, no tener una red de apoyo para cuidar al bebé o tener una situación económica y laboral que le impide ofrecer a esa pequeña persona los mínimos estándares de seguridad y acompañamiento.”- Adriana Castro. 

Somos minoría todavía las mujeres que elegimos no ser madres, pero cada vez es un fenómeno más común. Toca pavimentar el piso para las mujeres y personas con capacidad gestante que vienen, toca gritar nuestras historias, toca gritar nuestras razones, siendo todas válidas, incluso un simple: porque no quiero ser madre. 

Aquí estamos las mujeres que estamos eligiendo no ser madres, y desde esa elección les preguntamos a las que sí son mamás ¿Cómo volvemos a caminar juntas? ¿Cómo desde nuestras no maternidades elegidas podemos colectivizar los cuidados y la crianza de sus peques? ¿Cómo les dejamos un mundo mejor?

* Nunca Madres es una iniciativa que tiene el objetivo de crear conciencia y generar mayor visibilidad de las no maternidades en México y Latinoamérica, siempre con respeto hacia las maternidades. Nuestro propósito es informar, apoyar y acompañar a las mujeres que estén en el proceso de decidir si quieren o no ser madres, y a aquellas que ya han tomado la decisión y que buscan hacer parte de una comunidad de personas similares. Lo anterior sin desconocer que existen otras circunstancias, realidades y situaciones violentas que no les permiten a algunas personas decidir libremente sobre su cuerpo, ni decidir libremente si desean o no ejercer la maternidad.
✍🏻
@nuncamadres

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.