Domingo de bajón o el 3er debate

El sustituto diciendo que crecieron en la campaña como si fueran maleza en tiempo de lluvias, #Not.

Domingo de bajón o el 3er debate
Marilú Acosta

Por Marilú Acosta

El canal oficial del INE en YouTube tenía problemas de audio. Me fui a una televisora que puso comerciales encima del debate (una majadería, pero se entiende, deben andar preocupados por sus ingresos, el conductor de las mañaneras les acaba de recordar que tienen una concesión gubernamental y deberían de autorregularse). Una vez más me cambié a otro canal: se escuchaba bien y ya no hubo comerciales, se ve que ellos siguen recibiendo dinero del pueblo, tanto que pueden aplicar IA para ir analizando las interacciones y emociones de los mexicanos, en las redes sociales.

No lograron captar mi atención, entonces me fijé en otras cosas. Iniciaron con fuerza las sonrisas del sustituto y de la sumisa. Se ve que no utilizaron botox esta semana para poder mostrar una sonrisa quasi franca. El sustituto muestra sin pena (ni gloria) toda su dentadura. La sumisa sonríe con labios apretados, no debe gustarle mostrar sus encías al sonreír y con su poco colágeno, sus caminos andados de luchadora social se le reflejan en su piel quebrada. La candidata ciudadana tiene más variedad de emociones en su cara. Mientras sucedía el debate, platicaba con una amiga que me instruye en el arte del análisis de rostro, además de entrenarme en identificar procedimientos estéticos. ¿Cómo ves las cejas? El sustituto trae la ceja poblada, seguramente recortada como su barba y peinada para mostrar pulcritud, proyectar más madurez y responsabilidad. La sumisa tiene cejas con forma de puertas de coche que se abren como alas, en la frente no perdonaron el botox, así que sonreía con los labios y no con los ojos. Nos aleccionaba con su dedito autoritario, pero con cejas inmóviles. Se contradecía su cara. La ciudadana tiene unas cejas de forma más natural, aunque su simetría habla de un trabajo fino en el área, no frunce el ceño por lo que debe tener botox también. Cuando sonríe, sonríe también con la mirada.