A cuatro años: perdón.

Frida Sofía nunca existió. El domingo cerca de las diez de la noche sacaron de los escombros el cuerpo de la última víctima. Se llama Reyna, formaba parte del personal de intendencia. Yo seguía ahí.

Hoy hace cuatro años, era jueves. Uno triste, desolado y oscuro para millones de mexicanos que el martes anterior habíamos sentido, con incredulidad, uno de los más intensos temblores de los que se tenga registro en la Ciudad de México y en varios estados.

Todos lo vivimos de diferentes maneras, todos tenemos nuestra propia historia; para cientos cambió …

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.