Bitácora del pensamiento y la decepción

¿Por qué seguimos tolerando funcionarios gigantes en corrupción y enanos en preparación?

Estamos fracturados ¿O acaso solo yo? Dudo de mi sensación y continúo preparando el café de la mañana.  Un ruido repentino me hace estremecer y con él viene a mi mente el sonido de las armas; me traslado a los primeros años de la violencia y mientras uso la cucharilla para disolver el azúcar me llegan flashazos de los encapuchados en las calles, de los …

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.