El instinto no alcanza

Fundamos negocios con la motivación de cambiar el mundo. ¿Qué pasaría si las emprendedoras tuviéramos más herramientas para operar mejor nuestras empresas?

Pensé que no podía estudiar una maestría en negocios (MBA). Había fundado una empresa y toda mi energía se centraba en sacarla adelante, así que no podía darme el lujo de distraerme. Manejaba mi emprendimiento de la forma en la que mi conocimiento me lo permitía, con instinto y el mayor orden posible, sin pensar siquiera en que tal vez había una mejor f…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.