Gracias, Frau Merkel

En un mundo cada vez más polarizado, ha sido una voz firme pero moderada. Ante mandatarios demagogos y estridentes, ha actuado con seriedad y prudencia. Le ha apostado al trabajo y a la colaboración.

“Quiero ser la canciller de todos los alemanes.” Así se lo planteó desde el inicio y no dejó de hacerlo hasta la última de sus batallas en política. En plena campaña electoral, cuando suelen aflorar los revanchismos y las descalificaciones, siguió haciendo equipo con sus opositores para impulsar la vacunación y combatir la pandemia.

Angela Dorothea Kasner

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.