Hablo de tecnología y huiré de la tecnología

Vivimos en tiempos de hiperconectividad. Pero no por eso es lo más sano.

Escribo esta columna a las 12:40 am mientras disfruto cada bocado de la última rebanada del pastel que escogió una de mis hermanas para celebrar su cumpleaños. Es panoso, de tres leches, bien mojadito, cubierto de cajeta. Frío. ¡Una delicia! No es que a diario haga esto, ya me estoy imaginando la cantidad de azúcar que corre por mi sangre en este moment…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.