Hago ciencia, ¡no dispare!

El grito de defensa de los estudiantes perseguidos podría convertirse en el grito de defensa de los científicos. Hago ciencia, ¡no dispare!

Me voy a tener que repetir. Así empecé un artículo previo, publicado en Letras Libres, sobre la persecución política en México:

Defender a un político investigado por las autoridades es cometer un error de perspectiva. Su rectitud no forma parte de nuestras certezas, tampoco su mal proceder. Sus responsabilidades están fuera de nuestro alcance. 

Sin embar…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.