La piel, ese generoso y doloroso lienzo

No fue fácil al principio aceptar que esa cascada de tinta en la piel estaba entrando en casa, no sólo como un acto de rebeldía, sino como la que  sería la forma de vida de mi única hija

Uno nunca sabe cuándo se va a cruzar con el destino, porque aunque la  vida nos habla, andamos tan distraídos que difícilmente la escuchamos.  

A veces pasan años, antes de reconocer las señales que estaban a sólo  unos pasos, en algún comentario o en un recorrido turístico que hizo  parada en una situación particular, que estaba anunciando una  cotidian…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.