La ciudad como museo

¿Qué perdemos cuando permitimos que se destruya un inmueble histórico? A veces pareciera que la insistencia en detener esa destrucción surge de un fetichismo hacia las piedras.

Cada tanto tiempo me arroban en un tuit o me mandan un mensaje con imágenes de algún inmueble histórico siendo demolido o intervenido hasta quedar irreconocible. Suelo apoyar las denuncias, ya sea con un simple retuit o aconsejándoles cómo reportarlo ante las autoridades y qué instancias serían las responsables en el caso particular que me comparten. Qu…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.