Reapertura de la frontera, sí; pero no para todos

La reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos es bienvenida, pero habrá varios obstáculos para millones de ciudadanos mexicanos.

Después de 18 meses de un cierre de las fronteras terrestres entre México y Estados Unidos, el Gobierno de Joe Biden anunció la reapertura de los cruces fronterizos con sus vecinos al norte y al sur. En sus múltiples reuniones con altos funcionarios estadounidenses, el canciller Marcelo Ebrard presionó para que se reanudaran las actividades no esenciales entre ambos países.

Sin embargo, esto fue posible gracias al cabildeo de distintos miembros del Congreso de Estados Unidos y la reducción de casos y hospitalizaciones por coronavirus en el país. Los informes de nuevos contagios continúan con una tendencia constante a la baja en Estados Unidos. Cada día se identifican alrededor de 89 mil casos, frente a los más de 160 mil diarios a principios de septiembre y más de 188 millones de personas cuentan con el esquema completo de vacunación contra Covid 19, es decir el 57% de la población. 

Abrir el tránsito revitalizará los viajes internacionales e impulsará las actividades comerciales, particularmente en comunidades fronterizas. Hasta julio pasado, el cierre fronterizo terrestre dejó pérdidas económicas, en los sectores comercio y turismo, por más de 55 mil 300 millones de dólares y el gasto en viajes se redujo casi a la mitad, a unos 600 mil millones de dólares en 2020 respecto al año anterior.

La Casa Blanca informó que a partir del 8 de noviembre todas sus fronteras estarán abiertas para viajeros extranjeros completamente vacunados contra el virus.

Esta nueva regla del Gobierno norteamericano supone una relajación de las prohibiciones que han estado vigentes desde marzo 2020 y se implementará por etapas, con una primera fase a principios de noviembre en la que se permitirá a los viajeros vacunados acceder sin que se trate de casos esenciales, mientras en la segunda, a partir de enero de 2022, se pedirá la vacunación a todos los viajeros, esenciales y no esenciales. 

Las autoridades sanitarias estadounidenses intentan homologar las restricciones impuestas a personas foráneas, aunque hasta el momento existen ciertas diferencias importantes que los mexicanos deben de tomar en cuenta. 

Los visitantes extranjeros que crucen a los Estados Unidos por tierra o ferry deberán estar vacunados, pero no necesariamente tendrán que mostrar prueba de vacunación a menos que sean traslados a segunda inspección por la Aduana y la Patrulla Fronteriza y no necesitarán mostrar una prueba Covid-19 negativa reciente.

Por el contrario, todos los viajeros aéreos que no sean de EU deberán mostrar un comprobante de vacunación antes de abordar un vuelo, al igual que una prueba negativa al menos 72 horas antes de su viaje. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) notificaron que aceptarían el uso por visitantes internacionales de las vacunas autorizadas por los reguladores de Estados Unidos y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las personas que hayan recibido las siguientes vacunas podrán ingresar al país: Pfizer/BioNtech, Moderna, Janssen (Johnson & Johnson), AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac. Las vacunas que no están autorizadas hasta ahora son Sputnik, CanSino, Novavax, Abdalá y Soberana.

También, anunciaron que los viajeros extranjeros inmunizados con una mezcla de dosis de distintos tipos de vacunas podrán entrar al país, siempre y cuando hayan sido aprobadas por la OMS. No se han anunciado detalles sobre las exenciones para los niños menores de edad que no son elegibles para recibir la vacuna, aunque se espera que estén exentos del requisito de vacunación.

Los CDC consideran que las personas están completamente inoculadas dos semanas después de recibir una segunda dosis de las vacunas previamente mencionadas o una dosis única de la vacuna de Johnson & Johnson. La OMS anunció que la vacuna rusa Sputnik y la china CanSino podrían ser aprobadas antes del fin de año, ya que ambos biológicos se encuentran en la lista de espera para ser aprobadas como uso de emergencia.

Serán muchos los mexicanos que  no podrán viajar a Estados Unidos si fueron inoculados con las vacunas de Sputnik y CanSino. Según un comunicado de la Secretaría de Salud, México ha recibido 6.9 millones de dosis envasadas de la vacuna Sputnik V, además de que se han envasado en el país 7.2 millones de la vacuna CanSino. En abril, el Gobierno de la 4T anunció que todo el personal educativo de todos los niveles, tanto de escuelas privadas y pública, recibirían la dosis única de la vacuna CanSino.

Aunque México ha tenido disponibles 115 millones de dosis de vacunas contra Covid-19 de diferentes laboratorios desde diciembre 2020, de acuerdo con la plataforma Our World in Data, solo el 39.4% de la población (51.3 millones de personas) está completamente inoculada. 

La reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos es bienvenida, pero habrá varios obstáculos para millones de ciudadanos mexicanos.


Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.


Las opiniones de 80 columnistas te esperan. Suscríbete y sé parte de Opinión 51.

A guest post by
Columnista.