Estoy encabronada

Porque no vale la pena hablar de los horrores de la pobreza cuando podemos idealizarla.

Estoy muy molesta. No, más bien, estoy encabronada. Y trataré de explicar por qué. Al Presidente López Obrador se le puede conocer por lo que ha hecho, por lo que no ha hecho, pero, sobre todo, por lo que calla. Negado a opinar sobre el narcotráfico, imposibilitado para condenar las matanzas y balaceras que arrebatan diariamente la paz en distintos punt…

This post is for paid subscribers