Prepararse

Los políticos hallarán evidencia de los otros datos hasta por debajo de las piedras. Pero nunca de las piedras de los miles de sepulcros que el COVID sigue y seguirá cobrando. Y hay que prepararse.

Por fin se declaraba que era una pandemia. No se necesitaban demasiadas neuronas para preverlo. El comportamiento de dispersión del virus era muy revelador desde un principio: altamente contagioso. No era cuestión de preguntarse si llegaría a México (o a cualquier otro país): sólo había que preguntarse cuándo. Y había que prepararse.

Morían muchas person…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.