¿Por qué nos da tanto miedo la verdad?

¿Será que nuestra cultura de “es mejor pedir perdón que pedir permiso” nos inculque arreglar en vez de prevenir?

Domingo 19 de septiembre, 2:30 de la madrugada, Adrián, mi marido, me despierta asustado con un: “Ven, ven a ver, está subiendo muy rápido el agua y tenemos que actuar ya”. Un día antes, en Tequisquiapan, Querétaro, habían anunciado que el río que pasa justo al lado de casa de mis papás, que ha sido nuestro refugio toda la pandemia y nuestro medio hogar…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.