21 de noviembre, las plumas de hoy

El teatro musical es como un deporte, hay que entrenar los sentidos para disfrutarlo, nos dice Susana Moscatel. También escriben Consuelo Sáizar de la Fuente y Valeria Villa.

🌞 ✌ ¡Buen domingo! Que sea largo y provechoso… y lo comiences con las columnas de hoy…

Consuelo Sáizar de la Fuente

Acceso Libre | Virginia Woolf y Marguerite Yourcenar: la conversación de dos aristócratas de la inteligencia

Virginia Woolf y Marguerite Yourcenar, dos grandes de su tiempo, obsesionadas por el manejo del lenguaje, por el poder de las palabras; devotas de la libertad de su mente y cuerpo, escribe Consuelo Sáizar de la Fuente, se encontraron una vez, solo una. ¿Qué sucedió en ese encuentro en el que entonces las separaban dos décadas de edad entre ellas? En su columna de hoy investiga y reconstruye. Analiza e imagina. Nos hace viajar.

Susana Moscatel

¡Nadie mata al teatro!

“El teatro musical es como un deporte, hay que entrenar los sentidos para aprender a suspender la incredulidad a tal grado que esas canciones”, dice Susana Moscatel y en su columna quiere “contagiar de ese género a quien se deje”. Nos lleva de la mano por Nueva York, sus obras, sus luces y su ambiente, porque “nada mata el teatro, pero si queremos que vuelva a florecer en nuestros tiempos hay que formar parte de esas historias”

Audiocolumna | Valeria Villa

Casi 52 años

A Valeria Villa, los años le han enseñado que la adversidad es parte de la vida y que sin esperanza no crecen los olivos. “Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas más importantes”, dice Sandor Marai, y es en ese ejercicio en el que se introduce para recorrer lo que ha sido su vida - con aciertos y desaciertos - y lo que es llegar a, casi, los 52 años de edad.

Es todo por hoy… Que cierres muy bien tu fin de semana 😃


Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.


80 columnistas y más de 100 puntos de vista por menos de un libro al mes

Suscríbete