Ser madre trabajadora es un problema público

No decidimos dejar de trabajar, es el sistema el que nos obliga a salir.

Sigo esperando el día en el que a mi esposo le pregunten en una entrevista de trabajo: ¿Tienes hijos? ¿Estás casado? ¿Tu esposa te deja trabajar? ¿Si tuvieras un viaje de negocios no se enoja tu mujer? Ya sé que se lee un poco ridículo, pero a mí me ha pasado todo eso, incluso dejé de usar mi anillo de bodas porque una reclutadora consideró que necesita…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Subscribe to Aideé