Las brujas que somos

Ser bruja, según nuestros propios términos, solo significa que “nunca evitarán que nos elevemos”.

En Los monólogos de la vagina hay un texto en particular que dice una de esas palabras que ya no se pueden usar fácilmente. Si bien en México se tuvo que traducir (después de interminables horas de discusiones hace ya más de veinte años) como “Reconquistando al coño”, en inglés, el texto que juega con cacofonías todo el tiempo era “Reclaiming The Cunt”.

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.