Tax the rich

Hemos permitido que el símbolo de lo políticamente correcto cancele el razonamiento de lo técnicamente acertado

Tengo un hermano que acaba de cumplir 18 años. Es un muchacho dulce, decente e intelectualmente curioso. Está inmerso en los debates de política más visibles: habla con solvencia sobre violencia de género, legalización de la marihuana y ecología. Le interesa sobre todo la política estadounidense. Admira a Bernie Sanders y a Alexandria Ocasio-Cortez.

Sin…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.