Yo también

En la medida en que dejemos de normalizar el abuso, tendremos la capacidad de vivir en una sociedad más segura para todas y todos.

Entre los recuerdos más preciados que tengo de mi infancia están los que viví con mi familia materna. Mis abuelos vivían en una casa hermosa en la calle de Calero en la colonia San Ángel, con un gran jardín que sirvió para que mis primos, mi hermano y yo pasáramos momentos maravillosos, puedo asegurarles que no había cosa que mis abuelos disfrutaran más…

This post is for paid subscribers

A guest post by
Columnista.