Surfistas vuelven al mar

Cuando alguien va al mar busca sentir la fuerza de la vida, nunca piensa que puede ser asesinado.

Surfistas vuelven al mar
Yolanda Morales

Por Yolanda Morales

Cuando alguien va al mar busca sentir la fuerza de la vida, nunca piensa que puede ser asesinado. 

Han sido días intensos: una familia de Australia y otra de Estados Unidos perdieron a sus hijos. Tres jóvenes surfistas habían decidido acudir a la Bucana de San José.  Ensenada. que se localiza al sur de Tijuana, a unas 3 horas y media.

Debra y Martin Robinson perdieron a sus dos hijos. Los asesinaron, quizá les torturaron porque existen faltantes de piezas dentales  y  sangre. Este miércoles se vinculó a proceso a Jesus, alias “el Kekas”, quien le regaló a su novia cuatro llantas para su camioneta. Al llegar entre el 27 y 28 de abril, la novia “Gisel” N, le preguntó dónde había conseguido esas llantas o qué había pasado. Él simplemente contestó : Me chingué a tres gringos” 

Los mató, les quitó sus pertenencias y, quizás lo más doloroso, dejó a sus familiares sin su presencia. Aún no se saben las razones por las que mataron a Jake y Callum Robinson y Jack Carter, este último de origen estadounidense. Lo que sí se sabe es que ahora existe una comunidad llena de desesperanza y miedo; que hay dos familias que no volverán a ver sus hijos; y que en México se sigue matando a la gente sin deberla ni temerla.

Mientras tanto, en Baja California viven miles de estadounidenses que han escogido esta tierra como su nueva casa. Algunos, a su vez, vienen de fin de semana y otros forman parte de la comunidad binacional. Otros tantos quizá nunca pisen esta zona del país porque alguien dice, sin ninguna culpa, “Me chingué a tres gringos”. 

“Gisel N”, la pareja del presunto culpable de la desaparición y asesinato de los jóvenes, vivía violencia familiar y le temía porque sufría maltrato. Fue ella quien lo delató tras el regalo de las llantas. Actualmente,  Gisel tiene 23 años de edad y un hijo de 4 años de edad. También a ella este suceso le cambió la vida. 

En un video los padres de Jack y Callum Robinson compartieron un mensaje donde pedían que vivieran su vida lo mejor posible y que ahora sus hijos volverían al mar como a ellos tanto les gustaba.

audio-thumbnail
🎧 Audiocolumna
0:00
/131.376
✍🏻
@moralesyo

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autoras y son absolutamente independientes a la postura y línea editorial de Opinión 51.