Los fantasmas del Covid

Ania cuenta con un permiso especial de sus maestros para no tener que prender la cámara durante las clases en línea. Cada una de las veces que lo intentó durante el año pasado, terminó llorando

Los fantasmas del COVID no son sus muertos, tampoco sus enfermos, ni los desempleados. Son los que no vemos, los que se refugian en videojuegos y se esconden en conversaciones digitales, son para los que no habrá vacuna y regresarán a clases, son los que no pueden hacer nada contra la crisis y a la vez la pagarán toda: son nuestros niños, niñas y adoles…

This post is for paid subscribers